A-A+

¿Cuando se debe realizar el mantenimiento de tu bici?

Bicicleta suciaA veces disfrutamos tanto pedaleando y recorriendo con nuestras bicis que nos olvidamos que no son indestructibles y que de hecho hay que cuidarlas para que nos duren más, además de hacer el recorrido mucho más placentero al no tener problemas mientras viajamos.

Sin embargo nos queda por lo general la duda de cuando es el momento apropiado para una revisión general, ¿podemos hacerlo nosotros mismos? ¿debemos llevarla a un técnico?  La respuesta dependerá de si hay algún daño, si hace falta lubricación, cambio de piezas o tan sólo un mantenimiento ligero.

En general el sistema de funcionamiento de la mayoría de bicicletas es similar, existen componentes que son más especializados y por lo regular sí necesitan que el mantenimiento sea realizado por un experto, pero los componentes básicos los podemos revisar nosotros mismos con facilidad, y si no eres muy hábil con las herramientas, al menos sabrás cuando es necesario llevarla a que le den un mantenimiento.

Partamos con lo simple y que muchas veces se le da poca importancia... ¡Mantén tu bici limpia

No es sólo cuestión de aseo o que se vea "bonita", muchas de las cosas que se le pegan a la bici al rodar, que puede ir desde tierra, hasta algún químico que haya en la calle o simplemente si te fuiste a la playa (recordemos que la sal es altamente corrosiva), cualquiera de esas cosas que aparentemente sólo ensuciaron tu bici pueden también hacer que haya más desgaste en piezas de manera innecesaria.

Imaginemos esto: Olvidaste limpiar tu bici, se pegó tierra a los frenos y parte de los aros, lo dejaste por una semana, pero seguiste usando la bici.  Fácilmente ese "lodo" al secarse se puede convertir en una especie de lija que cada vez que frenes va rayar tus aros o desgastar tus frenos y es algo que se puede arreglar simplemente con un poco de agua y jabón.

Revisión simple (1 vez por semana)

Ok, mi bici está limpia.  ¿Cuando debo revisarla?  Si la usas de manera regular (como buen ciclista urbano), debes al menos una vez por semana hacer un chequeo simple que no debería tardar más de 10 minutos, puede bastar con darle una mirada a las siguientes partes:

  • Cadena: Asegurarse que no haya eslabones gastados o rígidos (sea por óxido o por suciedad), puedes poner unas gotitas de lubricante para que se mantenga en buen estado.
  • Aros/Ruedas: Normalmente las ruedas no pierden tensión en los radios con facilidad, pero si sufrieron algún golpe puede ser necesario centrar la llanta para evitar que roce con los frenos, dale una vuelta a cada una de las ruedas y asegúrate que no se tope con los frenos.  Si está rozando en alguna parte probablemente necesite que le ajusten los radios (rayos), esto sí es algo que recomendaría que lo hagas en un taller con alguien con experiencia.
  • Llantas: Revisa que no estén muy gastadas y que tengan buena presión de aire.
  • Frenos: Hay que revisar que las pastillas de los frenos no estén muy gastadas y que la tensión necesaria para activar el freno rápidamente, recuerda que frenar a tiempo puede evitar accidentes.
  • Cambios: En el caso de las montañeras, asegurarte de que cada cambio se pueda realizar sin problemas y suavemente.
  • Luces: Verifica que las luces frontales y traseras funcionen, si utilizan pilas asegúrate que no estén gastadas.

Si durante nuestra revisión nos damos cuenta que hay algo que necesita reparación o cambiar piezas la podremos llevar a que le den mantenimiento o podemos hacerlo nosotros mismos si contamos con las herramientas adecuadas.

Revisión regular ( 1 vez al mes)

Si revisamos nuestra bici semanalmente, lo más probable es que esta revisión sea también sencilla, a menos que hayamos encontrado algún problema que requiera un cambio de inmediato.  La diferencia principal con la revisión semanal es que esta requerirá una revisión más profunda y chequear un par de componentes adicionales.

Además de la revisión normal deberíamos chequear estos elementos:

  • Cadena: Limpiarla, lubricarla y verificar que no haya eslabones gastados y rígidos.
  • Piñones / Rueda Libre: Son parte del mecanismo que se utiliza para realizar los cambios de marcha en la rueda trasera, normalmente reciben un alto desgaste, debemos verificar que la rotación sea suave y que la cadena no se salte al hacer los cambios.
  • Platos / Catalina: Chequear que no haya dientes gastados o torcidos.
  • Llantas: Verificar que no haya grietas o que el labrado esté muy gastado.
  • Timón: Hay que lubricarlo y asegurarse que no esté descentrado o torcido.
  • Cables de frenos y cambios: Comprobar que no se hayan deshilachado o que tengan mucho desgaste.  Comprobar la distancia de los cables.
  • Tuercas y tornillos: Comprobar que todas las tuernas y tornillos están bien aseguradas, muchas veces la vibración y los golpes hacen que se aflojen.

Revisión semestral

Si utilizamos la bici todos los días o la usamos en terrenos difíciles, sería recomendable hacer un mantenimiento que incluya cambio de las piezas que se desgastan con mayor facilidad cada 6 meses, obviamente esto no es obligatorio y un experto nos puede decir que quizá no es necesario cambiar algunas de las piezas, pero debemos al menos comprobar el estado de estas piezas.

Qué tareas debemos realizar:

  • Limpiar y desmontar la bicicleta
  • Limpiar y comprobar todas las partes y piezas
  • Comprar los repuestos necesarios
  • Realizar las reparaciones que sean necesarias.
  • Rearmar la bicicleta y comprobar su funcionamiento

Qué piezas probablemente requieran cambio:

  • Rulimanes de ejes, llantas y/o dirección.
  • Eje de los pedales (puede estar inclinado o con desgastes).
  • Cadena (puede que no se vea dañada o con eslabones rígidos, pero se puede haber estirado).
  • Mecanismo de cambios (descarrilador y rueda libre sufren desgaste).
  • Cables de frenos y cambios.
  • Pastillas de frenos
  • Llantas o tubos (dependerá mucho del uso y el terreno).

Esta revisión la que yo recomendaría que aunque nos guste ser "manitas" se la dejemos a un experto por completo, no sólo tendrá las herramientas adecuadas, podrá dedicarle más tiempo a la revisión y además, es bastante cansado hacerlo nosotros mismos, demanda esfuerzo físico y paciencia para poder volver a armar la bici y dejarla en optimas condiciones.  También si tenemos alguna pieza especial (como suspensiones, frenos de buje o de disco, etc...) son ellos quienes podrán revisarlas, desarmar la pieza en caso de ser necesario y decirnos si necesita cambio o no.

De mi experiencia personal ese mantenimiento no siempre va a requerir un cambio completo de piezas, pero sí al menos uno que otro reemplazo.

Como referencia incluyo una imagen con la indicación de algunas de las piezas que he nombrado y un enlace con más información sobre cómo pueden darle mantenimiento a su bici:

 

Diagrama de la bicicleta

Leave a Reply

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si Ud. es una persona o una máquina para evitar el envío de Spam.
18 + 2 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.