A-A+

Campaña: La Bicicleta como Derecho Humano

Del 19 de Abril del 2014 (Día Mundial de la Bicicleta) al 22 de Septiembre del 2014 (Día Mundial sin Autos)

Elaborado por: El Colectivo Ciudadano Guayaquil en Bici

La bicicleta, como un derecho humano, nos aproxima a múltiples situaciones de la ciudad. ¿Cómo?, A través del reconocimiento con garantías constitucionales de la bicicleta como un medio de transporte, lo cual supera la concepción de la bicicleta como un mero objeto recreativo. Al hablar de la bicicleta en un contexto de derechos humanos se proyecta un universo de implicaciones que conlleva el simple detalle de pedalear en la ciudad. Esta afirmación, la hemos analizado con ocho cotidianidades en las que el uso de la bicicleta genera implicaciones en la experiencia total de la población.

Esta campaña es llevada a cabo con el objetivo de promover el uso de la bicicleta y aportar para la creación de políticas públicas que consideren aspectos económicos, culturales, sociales y ecológicos que generen un ámbito de realización de todos los derechos humanos. Asumiendo estas necesidades como imprescindibles para garantizar la igualdad de oportunidades y la eliminación de todas las formas de discriminación.
Cada uno de los siguientes enunciados, son descriptivos de la vivencia de buena parte de la población de la ciudad de Guayaquil.

1. La bicicleta y la mujer.

Durante mucho tiempo se ha hablado de la igualdad de género y esto relacionado con la bicicleta es una forma de expresar la independencia. Una independencia de movilizarse sin necesidad de depender en muchos casos de un esposo, hermano o padre para poder desplazarse. Independencia de poder hacer las compras, llevar a los niños a la escuela, hacer diligencias y no tener necesariamente que pagar un pasaje por esto. En este literal rescato el trabajo de un grupo activista femenino en Uganda, “Ride 4 a Woman” (One Street, 2013) , el cual trabaja el derecho a la igualdad de género desde la bicicleta, pues aseveran que en comunidades con altos índices de pobreza es decisión y mérito de la madre el hecho de que sus hijos estudien o no, ya que se ven limitados por la difícil accesibilidad que tienen hacía los centros de estudios; por ello este grupo activista femenino enseña a mujeres adultas a pedalear, en muchos casos por primera vez, para que puedan transportar a sus hijos a las escuelas, les enseñan mecánica básica y también coordinan programas donde adquieren bicicletas gratuitas de segunda mano para entregárselas a estas mujeres. Inicialmente ellas han sido criticadas por ir en contra de comunidades patriarcales que no conciben a mujeres utilizando este medio de transporte independiente para poder desplazarse y realizar actividades que cotidianamente realizan solo hombres, sumado al concepto machista de que en estas zonas los hijos no necesitan educación y deben de ser fuentes de producción.

En un contexto más citadino, aplicado a la realidad guayaquileña el reto de la bicicleta y género está ligado a dos temas: la agresión verbal percibida en las calles por las mujeres, quienes están expuestas a palabras y gestos obscenos, independientemente del medio de movilización que utilicen, ya sea vayan a pie, en auto o en bicicleta. Y en segundo lugar la dependencia de muchas mujeres de distintas edades para desplazarse a diversos sitios. Por ello, es necesario impulsar el empoderamiento de la mujer respecto a la bicicleta, para romper con paradigmas patriarcales que suelen limitar la transportación de muchas mujeres; es necesario recordar que el derecho a igualdad de género va de la mano con la movilidad; el respeto del mismo incluso podría mejorar la convivencia en la ciudad, basado en el respeto a las y los ciclistas y en la colaboración por parte de todas las personas que forman parte del tránsito humano.

2. La bicicleta es el único medio de transporte en función a la energía humana.

Cuando se habla sobre un nivel de vida adecuado y medios de subsistencia podemos referirnos a la bicicleta en este contexto convirtiéndose en un medio de desplazamiento independiente donde el único motor son las piernas y, como en muchos casos ocurre también pueden ser los brazos. Frecuentemente en Guayaquil vemos a personas con discapacidades que trabajan en sus triciclos en las calles portando publicidad, ofreciendo servicios de reparación y buscando oficios que les permitan un ingreso digno. Por consiguiente, ya sea con los brazos o piernas es la fuerza humana que da movimiento a la bicicleta o al triciclo y que nos permite trasladarnos de un sitio a otro por nuestros propios medios, sin depender de algún medio externo y/o mecánico.

3. La bicicleta es un transporte libre, gratuito y seguro.

Continuando la línea sobre nivel de vida adecuado y medios de subsistencia podemos considerar las dos primeras aseveraciones como condiciones que convierten este medio de transporte en una herramienta de acceso independiente. Sin embargo la tercera referente a “lo seguro” es quizá el punto más crítico ya que en general no existe una consciente a nivel de la sociedad sobre la importancia de utilizar medios de movilización alternativos como la bicicleta. Es preciso que el Estado en su deber de procurar EL BIEN COMÚN garantice la seguridad y la libre movilidad en las diversas ciudades que conforman el país; lo cual no sólo garantizaría el derecho de las y los ciudadanos a movilizarse libremente por los espacios públicos sino que además se aportaría en la recuperación de espacios libres de contaminación, consolidando así el derecho a vivir en un ambiente sano (derecho de 3ra generación). ¿Cuántas personas en Guayaquil y en el Ecuador utilizan la bicicleta?, ¿Utilizan la bicicleta como transporte, recreación o deporte?, ¿Cuántas personas utilizan la bicicleta como medio de subsistencia?, estas y otras preguntas aún no tienen una respuesta exacta debido a que el levantamiento de información no se ha realizado desde un observatorio ciudadano o de instituciones privadas o universidades que demuestren en cifras como este medio de transporte afecta e incide en las vidas de miles de ciudadanos.

4. La bicicleta y la educación.

Hablar de educación en un contexto global es entendido como la clave para superación de una serie de conflictos. Dentro del contexto de este trabajo no deja de ser la combinación para lograr una verdadera conciencia de convivencia vial desde niños hasta adultos. Pero es importante hacer una lectura más profunda en términos de derecho a la educación y la utilización de la bicicleta en este contexto. Contrastado algunos barrios y cooperativas en zonas periféricas de Guayaquil con la realidad que se vive en áreas rurales en el Ecuador donde el uso del caballo no ha sido descartado por completo pero sí junto con la bicicleta están siendo desplazados por tricimotos y motocicletas, lo cual significa un gasto adicional para los usuarios. Sin embargo, es ineludible entender la necesidad de utilizar la bicicleta para trasladar gratuitamente a centenares de niños que asisten a las escuelas públicas de las áreas rurales, garantizando su derecho a la educación gratuita, sin tener que realizar gastos extras por el pago de pasajes; hay que tomar en cuenta que varias de las familias que habitan en estas zonas viven en condiciones de pobreza e inaccesibilidad vial, por lo cual sería pertinente motivar el uso de medios alternativos para movilizarse en transporte intermodal.

5. La bicicleta y la calidad de aire.

El medio ambiente es considerado uno de los derechos de tercera generación debido a que tienen un carácter supranacional, y es quizá este el más reiterado cuando se debate el tema de la bicicleta y la ciudad. Mucho se ha hablado de “una bici más y un carro menos”, “la bicicleta como el transporte ecológico” y otras aseveraciones similares; sin embargo, en pro de consolidar la idea de la bicicleta como un derecho humano, es necesario hacer una analogía con algo fuera de contexto pero muy claro. Es cierto que una persona tiene el derecho de estar en un bar y respirar un aire puro y si alguien desea fumar puede retirarse y hacerlo, de tal manera que no afecte el ambiente donde se encuentran quienes no desean fumar, pues es una ley mandataria el no fumar en espacios públicos, la pregunta es ¿porque no tengo este mismo derecho en la calle? Esta idea pasa por la mente de muchos ciclistas cada vez que se encuentran pedaleando detrás de un bus público y al acelerar emanan grandes cantidades de CO2 que afectan no solo a ciclistas sino a todos quienes transitan por la ciudad (peatones, automovilistas y motoristas). Esta situación no solo ocurre con el transporte público sino también con vehículos particulares que en teoría debería estar autorizado por EL ESTADO para circular garantizando la no contaminación del aire en la ciudad. Tanto al momento de ir a un bar y querer respirar aire puro como al momento de circular en bicicleta por las calles de la ciudad, tenemos derecho a exigir que la tecnología y las nuevas implementaciones de transporte sean regulados por las autoridades, para garantizar que nuestra contribución al medio ambiente al pedalear sea respetada y sea recíproca al momento de respirar un aire puro (o casi puro).

6. La bicicleta y la salud pública.

El tema de la bicicleta y la salud va concatenado con la parte emocional, física, mental y psicológica de una forma transversal. Los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo han ocasionado que los índices de mortalidad estén ligados en su mayor parte a temas de diabetes, hipertensión e infartos (Universidad de Guayaquil, 2013). Enfermedades que en muchos casos pueden ser prevenidas y en otros casos pueden ser tratadas con actividad física. La importancia de crear o retomar hábitos alimenticios saludables y una vida activa son retos que tiene la salud pública, para disminuir el gasto público que genera el ingreso de pacientes con estos cuadros a clínicas del Estado. La propuesta de garantizar que la bicicleta sea un derecho humano a través de programas de bicicletas compartidas como: la BICI Q en Quito(de servicio gratuito), Ecuador Actívate y los diversos programas que grupos activistas de ciclismo promueven, dan soporte a un trabajo de hormiga que se viene realizando desde los diversos movimientos sociales para ver una mejoría en la salud de la ciudadanía y en contribución a la reducción de los índices de contaminación El sustento de una declaración sobre movilidad en las ciudades, en la cual se considere la importancia de la bicicleta como DERECHO HUMANO, complementará las iniciativas anteriormente mencionadas y garantizará el apoyo de autoridades locales y estatales al trabajo de los colectivos que apoyan el uso de medios de movilización alternativos.

7. La bicicleta y el trabajo digno.

La desigualdad económica es quizá una de las preocupaciones más relevantes que atañen a los gobiernos a nivel regional. En este punto cabe mencionar algunas historias de tricicleteros: vendedores de helados, de pasteles, los repartidores de gas y agua, entre otros. El tema es la DIGNIFICACIÓN del trabajo en bicicleta es fundamental para este grupo; es inconcebible que se les niegue el derecho a trabajar dignamente y se los declare como trabajadores informales, tomando este status como excusa para decomisarles su único medio de subsistencia o se les niegue el paso por ciertas zonas de la ciudad consideradas “céntricas o turísticas”. Existe una población importante aún no cuantificada que vive y come de la bicicleta y para quienes pedalear no es una opción para reducir el impacto de su huella de carbono; necesario que tomemos las medidas necesarias para ofrecer seguridad a este segmento de la población, quizá no prohibiéndoles sino incentivándolos, a través de mecanismos que formalicen su trabajo.

8. La bicicleta alternativa al capitalismo.

Principal argumento para cuando se enfrentan en debates ambientalistas radicales, anti imperialistas y neoliberales pues es este el núcleo duro de nuestro sistema actual, pero ¿qué tan real es esta discusión? La bicicleta se antepone subversivamente a un sistema económico que le exige al ciudadano un pago para trasladarse ya sea en bus o en auto propio, pues al tener un auto se está en la obligación de contribuir a las petroleras, las cuales necesitan utilizar diversos ecosistemas para extraer el crudo, sin embargo no deseamos que exploten la Amazonía e inclusive salimos a marchar para evitar su explotación. El modelo de desarrollo actual capitalista centra al consumismo como uno de sus ejes centrales al disminuir el consumismo también se reducen los niveles de contaminación. Ninguna revolución que cuestione el capitalismo tiene sentido si no se aplica desde adentro; continuaremos utilizando aviones, autos y botes para movilizarnos en grandes distancias pero si en lugar de ir a la tienda en carro caminamos o usamos la bicicleta sería un avance importante; es momento de dejar de pensar que la existencia y el derecho al desarrollo del ser humano depende a toda costa del petróleo y el consumo de sus derivados, intentando salir de nuestra zona de confort y aceptando alternativas con visión sostenible para nuestra sociedad.

Resumiendo lo antes expuesto, la bicicleta no puede ser tomada simplemente como un objeto deportivo, recreativo o de transporte, sino como una herramienta de hacer política y de garantizar derechos a una sociedad que actualmente busca “El buen vivir”, pero no desde una mera declaración sino desde una interiorización de cada uno de los puntos anteriormente mencionados; trabajando en este procesos desde los barrios, recintos y comunidades, creando conciencia y considerando que todos somos políticos porque somos ciudadanos con la capacidad de proponer cambios estructurales, en beneficio de un mejoramiento de la convivencia y el entorno en las ciudades.

Como conclusión, nuestra campaña va más allá de promover la bicicleta como medio de transporte puntualmente buscamos que en Guayaquil:

  1. Se garantice a todas las personas el derecho de movilidad y circulación en la ciudad, con un sistema intermodal de transporte digno que incluya la implementación de una red de bicicleta pública en sectores estratégicos, considerando las necesidades expuestas anteriormente.
  2. Se debe promover la integración progresiva de los comerciantes informales, quienes realizan oficios en bicicleta. Incorporando estos sectores vulnerables de la sociedad a la economía urbana que además dan cuenta de nuestra cultura.
  3. Es necesaria la creación de un observatorio de movilidad ciudadana que contribuya con la generación de información por parte de las universidades, gobiernos locales y movimientos sociales de instrumentos para medir la seguridad en nuestra ciudad, entendida en sentido amplio, como la posibilidad de desarrollo ciudadano.

Vale la pena oficializar una declaración para que LA BICICLETA SEA UN DERECHO HUMANO EN EL ECUADOR, a fin que quienes andamos en bicicleta por trabajo, por estudio o necesidad seamos considerados agentes de cambio. Esta declaración abrirá las puertas para reivindicar derechos existentes y de los cuales el Estado Ecuatoriano es garante. La propuesta de este documento es la bicicleta como herramienta para trabajar en una concientización social dentro de un marco normativo por una sociedad de mayor convivencia vial y respeto en las calles de la ciudad y del país.

La bicicleta un derecho humano

Referencias
El Universo. (2011). Guayaquil en un Minuto: Pasteleros. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=Sq-oLmCae68&list=PL6E2FFEA59A386D45&inde...
El Universo. (18 de Noviembre de 2012). El Otro Guayaquil: El problema del tráfico. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=Dmu1JCNEzu8
El Universo. (2012). El otro Guayaquil: Vivir sin transporte. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=tPxiLCHQya8
El Universo. (Junio de 2013). Latidos de Guayaquil: Ciclistas. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=o98s9WFZ7bE&list=PLKKkc3qvTzw9JP6W2K_kkD...
One Street. (2013). One Street. Obtenido de http://www.onestreet.org/bicycle-programs/174-one-street-to-uganda
Universidad de Guayaquil. (Marzo de 2013). Revista Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Guayaqui. Obtenido de http://www.ug.edu.ec/revistaccmm/Revista_1_Vol_16/Revista%202013.pdf

Category: 

Leave a Reply

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si Ud. es una persona o una máquina para evitar el envío de Spam.
3 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.